La curva de la felicidad

Luces y sombras de la Fórmula E

miércoles, 5 noviembre 2014, 13:37

Dos años y medio después de que a Alejandro Agag se le encendiera la bombilla con la idea de un campeonato de monoplazas eléctricos, la Fórmula E vio la luz el pasado 13 de septiembre en Pekín. La capital china no desentonaba. Un cielo gris y nublado por la contaminación iba a juego con uno de los principales objetivos de la nueva competición de la FIA: el compromiso y la promoción de la energía limpia y la sostenibilidad. 

El estreno no defraudó. Los mimbres de la Fórmula E son sólidos. Encontramos ex pilotos de Fórmula 1 como Jaime Alguersuari, Sebastian Buemi o Nick Heidfeld y familiares de mitos del automovilismo como Nico Prost, Bruno Senna o Nelsinho Piquet. Además, pilotan coches que aceleran de 0 a 100 en sólo 2,9 segundos aunque estén impulsados por una batería eléctrica y el paso por curva de los monoplazas también es interesante. Y, aunque parezca una memez, son atractivos a la vista. 

La reducción de costes es otro de las virtudes de la nueva competición. Los equipos tienen un presupuesto que no supera en ningún caso los 4 millones de euros y cada prueba del campeonato se celebra en un solo día para abaratar los gastos. En la Fórmula E todo se celebra el sábado: entrenamientos libres, calificación y carrera. 

Pero la Fórmula E también tiene lunares. La velocidad punta de los bólidos es preocupante. En directo, se hacen eternos los trayectos de los monoplazas en las rectas. Y es que la gestión de la batería es otro de las claves de las carreras. Los pilotos deben cuidarse muy mucho de administrar correctamente la potencia de sus coches. Y es que las pilas no duran más de 25 minutos. Por ello, los pilotos han de hacer un cambio de monoplaza en boxes a mitad de carrera. Un cambio que deja mucho que desear. Algunos tardaron más de dos minutos en mudarse de coche. Algo totalmente en contra del espectáculo. 

Habrá que estar atento a la evolución del campeonato. Este año todos los coches son idénticos pero a partir de la próxima temporada, los equipos podrán innovar en baterías y motores para potenciar la competencia tecnológica y hacer más emocionantes las carreras.

Y el tema del sonido da para un libro. Se hace muy extraño que los coches de la Fórmula E casi no hagan ruido. En la calle de boxes, los mecánicos deben andar con mucho ojo para no ser atropellados por los monoplazas porque apenas se les oye al acercarse. En pista el sonido es como un bufido que va en contra del automovilismo clásico donde los rugidos de los motores y el olor a gasolina invaden los circuitos. Pero esto es la Fórmula eléctrica...

Etiquetado como:

¿Te ha parecido interesante la noticia? No

1 comentario

Toño Abad Harillo joseantonioyjavier

#1 06.nov.2014 | 16:15

La competición de Fórmula E será la más seguida del automovilismo dentro de un futuro no muy lejano

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Autores

David Padilla
David Padilla

Desde el 2000 dando vueltas por MARCA.com. Un nativo, como dicen algunos. He hecho un poco de todo en el web y ahora vendo la moto e incluso el coche por aquí.

Ver a todos los autores

Red Social

Categorías

Suscríbete a este blogSuscríbete por RSS a las novedades de La curva de la felicidad





logo marca.com

Términos y Condiciones § Privacidad § Cookies § Contacto § Nuestro equipo § Un web de Unidad Editorial