La curva de la felicidad

Miguel

jueves, 2 enero 2014, 18:54

Quería empezar 2014 con buenos propósitos. Y uno de ellos era darle más vidilla a este blog que tiene un nombre estupendo pero que lo tenemos algo abandonado. Así que tenía preparadas unas cuantas entradas en mi cabeza sobre cómo se presenta el año, las novedades técnicas, las especulaciones de cómo serán los monoplazas e incluso sobre numerología.

Pero uno propone y luego una piedra escondida dispone. Tenemos al piloto más exitoso de la historia en coma en un hospital. Así que dejo para más adeante todo lo demás y me pongo a escribir de Michael Schumacher.

Michael Schumacher

Y ya sé que se ha contado todo. Sus triunfos, sus números, sus jugarretas en la pista y fuera de ella, su forma de ser, el reconocimiento mundial hacia su apellido.  Ya te adelanto que yo no voy a aportar nada nuevo.  Hay otros periodistas del circo que saben mucho más que yo. Alemanes e italianos cuentan anécdotas estupendas. Nuestros Sanz, Canseco y Rubio también. Los veteranos Merlos y el otro Rubio y Antonio Lobato por supuesto. Y muchos más le conocen mejor que yo. Prácticamente puedo decir que soy de los periodistas que alguna vez han pisado un circuito que menos le conoce.  Poco puedo aportar.

De hecho, la primera vez que pisé un paddock de Fórmula 1 el káiser ya había ganado sus 7 títulos, aunque todavía seguía pilotando para Ferrari.  Recuerdo que en aquel cercano 2006, mi primera vez en un circuito, uno de los días crucé el torno justo detrás de él. Su foto estaba en la pantalla de control cuando yo pasé mi acreditación segundos después.  Fue la primera vez que le vi tan cerca. Para mí era como un ser mitológico. Schumacher. Un apellido "alto, sonoro y significativo", como diría el Quijote.  Le seguí con la mirada, intentando disimular y parecer así que no me impresionaba demasiado. El famoso postureo del paddock del que intento escapar siempre. Pero a mí se me notaba.  Él vestido de rojo, con su pequeña trolley, marcó el código de seguridad del hospitality de Ferrari, entró y desapareció. (Luego me enteré que aquella puerta se abría con cualquier combinación numérica pero que quedaba muy aparente. Así es el postureo de la F1).

Super Licencia de Michael Schumacher para debutar en F1

Le admiraba, sí. Pero él no era mi favorito ni mucho menos. De hecho le tenía algo de gato. Por varios motivos. El principal era que no me parecía limpio en carrera. Me parecía un "trampas", aunque con el tiempo he aprendido que todos lo son, todos lo intentan ser y todos piensan que los demás lo son más. La otra razón es que en su época en Ferrari ganó muy fácilmente los cinco mundiales seguidos, sobre todo los últimos, y eso no sienta bien a los aficionados, como ha comprobado Vettel recientemente.

Y sin embargo siempre reconocí que era un gran piloto. No sé si el mejor. Pero muy rápido, muy testarudo en la victoria, el ritmo y el hambre de triunfo, y con gran capacidad física. Vamos que contaba con lo bueno y lo malo de la Fórmula 1 pero multiplicado por diez.  Campeón en la conducción y campeón también en las otras cosas.

Ya en 2008, cuando volvía con Alex Pintanel de visitar a los pilotos de GP2 en el Circuito de Catalunya, vimos que un coche de lujo, no recuerdo si era un Maserati, estaba esperando a alguien.  Le di mi minicámara a Alex y le dije, voy a intentar hacerme una foto con él. Le vimos a los lejos, que se acercaba evitando caza-autógrafos y caza fotos. Así que no las tenía conmigo.  Él ya no competía pero seguía siendo asesor externo de Ferrari, así que vestía de rojo. ¿Me gruñiría? ¿Se enfadaría?

Yo me coloqué haciendo guardia en la puerta del conductor del coche y allí le esperé. Dejó algo en el maletero, se acercó a mí y como quería entrar me aparté a un lado pero le pedí "Just one more photo". Una frase por la que mi profesor de inglés se habria suicidado. Los nervios, ya sabéis.

El caso es que sonriendo y con la puerta del coche ya abierta, a medio camino de entrar, miramos los dos hacia Alex que esperaba con mi minicámara y a otros cinco o diez fotógrafos que también sacaron la instantánea.  Fue sólo un segundo y tras eso le dije: "Gracias, Miguel".

Sí. Le llamé Miguel. Lo hice a posta. Mi pequeña travesura infantil después de sus luchas con Alonso en los años anteriores.  Muy infantil e inmaduro, lo sé. Y eso que para un navarro como yo, sólo hay un Miguel deportista: el gran Induráin. Pero me pareció gracioso.  Él ni me oyó ni me entendió. Ya tenía mi foto. Porque Alex hizo la mejor foto de su vida.

Con el káiser

Luego, tras su vuelta con Mercedes me crucé con él unas cuantas veces en Jerez, Barcelona, Valencia y algún que otro circuito... pero ya no cruzamos ni un Miguel.  Pero por mi parte siempre el mismo rostro bobalicón de la primera vez que le vi de cerca, con aquel nombre "alto, sonoro y significativo".

No puedo escribir mucho más sobre él. Ya te avisé que no te iba a aportar demasiado y que igual perdias cinco minutos leyendo esto.  Pero entiéndeme tú a mí. Tenía que escribir algo sobre él en este primer post de 2014. Lo necesitaba.  Me he propuesto escribir un post cada semana, haya o no haya carrera, así que espero que éste sea el primero de muchos hasta el final de la temporada.  Paso a paso. Por el momento, estos días, sólo puedo decir una cosa: GRACIAS, MIGUEL. 

 

Etiquetado como:

¿Te ha parecido interesante la noticia? No

1 comentario

Polycomander

#1 02.ene.2014 | 23:59

Será más o menos entretenida, pero es una historia más sobre el personaje que está (lamentablemente) de moda. Y es cierto, tenías que escribir algo sobre él :) Grande Michael.

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Autores

Pablo Juanarena
Pablo Juanarena

Soy un periodista que generalmente se desplaza andando o en transporte público. Por eso soy exigente cuando me subo a un coche. Y cuando los coches van muy rápido, me bajo, cojo un micrófono y cuento las carreras en Radio Marca.

Ver a todos los autores

Red Social

Categorías

Suscríbete a este blogSuscríbete por RSS a las novedades de La curva de la felicidad





logo marca.com

Términos y Condiciones § Privacidad § Cookies § Contacto § Nuestro equipo § Un web de Unidad Editorial