La curva de la felicidad

Hasta siempre, Mariano

martes, 14 agosto 2012, 12:43

Espero que todo el que pase por aquí sepa disculpar y entender que la nota de hoy en mi blog no trate, como es habitual, sobre el mundo del motor y las carreras sino sobre el recuerdo. El recuerdo a una persona realmente especial, un periodista ejemplar, de raza, de los de toda la vida. Alguien por quien sentía un especial cariño y aprecio y que ayer, sin tiempo para despedidas, se marchó para siempre, dejando un vacío inmenso que nadie podrá jamás volver a llenar.

Todavía recuerdo mi primer día de trabajo en la delegación de MARCA en Sevilla. Mariano entró en la redacción a media mañana, refunfuñando, quejándose del calor y del conductor del autobús, que no llevaba puesto el aire acondicionado. Dani Pinilla, compañero del periódico, nos presentó. "Mariano es un grande, ya le irás conociendo", me dijo. Y como de costumbre, tenía toda la razón.

Educado, extremadamente sincero, trabajador incansable, puntual, metódico, incluso rutinario. Así era el Mariano Martín Benito que fui descubriendo con el paso de los meses. Un tipo entrañable, cariñoso y con un sentido del humor de lo más peculiar. Una persona con una enorme vitalidad, con un amor admirable por su profesión. Alguien que, con casi ochenta años, no tenía el menor problema en coger todos los autobuses que fueran necesarios para cubrir partidos, entrenamientos o ruedas de prensa de los equipos de la ciudad que le acogió hace medio siglo; que nunca faltaba a su cita diaria con el archivo (su colección de periódicos y estadísticas, de la que podemos disfrutar en la delegación, es realmente asombrosa); que siempre estaba dispuesto para echar una mano en todo lo que hiciera falta...

Todavía no consigo imaginar cómo será ahora la redacción sin él. Sin las risas que nos echábamos cada vez que Fede Quintero le abrazaba, levantándolo del suelo, mientras le gritaba que se portara bien o no le haríamos contrato. Sin sus cabreos por el calor de la ciudad en verano. Sin sus eternos debates con Dani y Alejandro. Sin su trabajo junto a Mercedes Torrecillas, por la que sentía especial predilección. Sin el cariño inmenso que siempre le mostraban Manolo, Pablo, Alonso, Agustín y Antonio, compañeros de Radio Marca.

Ya no podré disfrutar más de su habitual cena de cumpleaños, a la que amablemente me invitó cuando apenas llevaba un par de meses en Sevilla, cuando casi ni me conocía, y a la que no he faltado en estos años. Ni de las copas que siempre tomaba con nosotros en la cena de navidad, aguantando las bromas de Andrés Ocaña. Ni de la clásica invitación a su caseta de Gitanillo de Triana el lunes del 'pescaito', con la que este mismo año tuve el placer de comenzar la Feria de Abril. Echaré de menos ese "¿qué tal Miguel, cómo van esos coches?", frase con la que me saludaba cada día en la redacción. O esas 'peleas' suyas con los ordenadores, con su correo de yahoo en el que no había manera de encontrar nada. O esos domingos en los que coincidíamos en El Rincón de Tomares, donde le gustaba ir a comer con su familia "porque tenían unas tapas estupendas, de las mejores de Sevilla".

Nada será lo mismo sin Mariano en el periódico. Recuerdo la última vez que nos vimos, a finales de julio, antes de las vacaciones. Había pasado en pocos días de la inmensa emoción vivida tras el homenaje que le brindó el Sevilla FC a la preocupación por el estado de salud de su mujer, que necesitaba fisioterapia diaria. Todavía no sabía si podría viajar a su Camuñas natal en agosto. Al final pudo hacerlo, pero por desgracia para todos los que tuvimos la inmensa fortuna de conocerlo fue su último viaje. Atrás quedó una vida dedicada plenamente al periodismo deportivo, su gran pasión, en una ciudad que le acogió como a uno más y en la que fue dejando cientos de amigos que hoy lloran su pérdida. Atrás quedó una vida repleta de lecciones magistrales de las que muchos hemos sido afortunados testigos. Una vida de esfuerzo, de tesón, de trabajo bien hecho, de rigor periodístico y de pasión por su profesión. Una vida plena, de esas que cualquier persona de bien soñaría vivir. Cuánto te vamos a echar de menos...

Fue un placer conocerte. Hasta siempre, Mariano.

Etiquetado como:

¿Te ha parecido interesante la noticia? No

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Autores

Miguel A. Morán
Miguel A. Morán

Periodista. Llegué Marca hace casi diez años y aquí sigo, contando historias de Fórmula 1, Motos, Rallies y de cualquier trasto con ruedas y motor. Apasionado del fútbol, el cine y la tecnología.

Ver a todos los autores

Red Social

Categorías

Suscríbete a este blogSuscríbete por RSS a las novedades de La curva de la felicidad





logo marca.com

Términos y Condiciones § Privacidad § Cookies § Contacto § Nuestro equipo § Un web de Unidad Editorial