La curva de la felicidad

Testosterona a mil revoluciones por minuto

miércoles, 28 marzo 2012, 12:56

Cuando digo que los hombres al volante se transforman, la mayoría de la gente me mira con escepticismo, mientras piensa que lo mío es la misandria. Pero nada más lejos de la realidad.

Yo creo que el olor a gasolina (o gasóleo, que viene a ser lo mismo), mezclado con el aroma del cuero o la alcantara de los asientos y el de los plásticos de buena o mala calidad del salpicadero disparan la testosterona de los hombres hasta la zona roja del cuentavueltas.

Nada más abrir la puerta del coche –lo mismo da que sea un utilitario o un gran deportivo-, y también da igual que nuestros protagonistas sean altos o bajos, feos o guapos, triunfadores o fracasados..., todos mudan su piel contemporánea y se enfundan la de neandertales o cromañones.

Se sientan al volante, resoplan, se ajustan sus partes y se preparan para la batalla: Primer semáforo, primer bufido, luego pitadas por aquí, improperios por allá, y si es una mujer 'la contraria', el ego masculino se ensancha de tal manera que ni el airbag más moderno sería capaz de pararlo.

Lo peor es cuando otro 'osado' les quiere adelantar. "A mí no me pasa ni mi padre", es lo más suave que aciertan a decir... Pero, eso sí, ellos siempre buscando 'el hueco', no se vayan a quedar atrás en esta carrera diaria por llegar a ninguna parte.

Por si todavía hay alguno que no me cree, les puedo remitir a un estudio de Tom Tom, la marca de navegadores, en la que se asegura que los hombres se estresan en los atascos hasta un 60% más que las mujeres. Aunque bien es verdad que en los últimos tiempos, y puede que sea por aquello de que gracias a la 'igualdad' las mujeres imitamos todo lo malo de los hombres, las féminas cada día nos parecemos más al cavernícola que inventó la rueda y que nunca se imaginó de lo que íbamos a ser capaces los humanos con una rosca, léase volante, entre las manos. 

Etiquetado como:

¿Te ha parecido interesante la noticia? No

4 comentarios

golblanco

#1 05.abr.2012 | 10:58

MIRA SARDINA TU TITULAR LO DICE TODO, ESTO ES COSA DE HOMBRES LA MUJERES CONDUCEN POR NECESIDAD, TRABAJAR, LLEVAR LOS NIÑOS. LOS HOMBRES NOS GUSTA CONDUCIR, DE PEQUEÑOS ES NUESTRO PRIMER JUGUETE, Y POR MUCHO QUE DIGAN QUE LA MUJER CONDUCE MEJOR, TE ASEGURO QUE NO SERA EN ESTE PAIS, TRABAJO DE SIEMPRE AL VOLANTE Y SE LO QUE DIGO. AH DECIRTE QUE NI DE COÑA HUELE EL GASOIL COMO LA GASOLINA, MENOS CUANDO SE QUEMA,SIN QUERER OFENDER UN SALUDO.

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

Dr4ck

#2 07.abr.2012 | 01:09

Buenas noches, me he sentido un poco contrariado con un par de cosas al leer el blog, lo primero, desde cuando gasoil y gasolina huelen igual? resulta extraño como una autora como usted puede hacer tan buena descripción de un hombre al volante no se toma la misma rigurosidad al hacer afirmaciones de las que no tiene ni idea... lo segundo es que a pesar de que tiene razón en lo que dice de la forma de conducir de los hombres, no cree usted en su infinita sabiduría que la explicación de la que tanto se mofa, la testosterona, es una buena razón para este comportamiento al volante? Por último añadir, que ole sus... ovarios por escribir esto en un portal claramente visitado por hombres

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

elGranAlguer

#3 09.abr.2012 | 16:29

Tópicos uno detrás de otro.
Podemos responder con unos cuantos más: para las mujeres el coche es un electrodoméstico más. No hay más que ver en qué se fijan al comprarlo: 1º mirar el maletero. 2º el color. 3º que sea mono. 4º que sea pequeño (para aparcar, o gigante, para que no te avasallen).
Conceptos como potencia, prestaciones, consumo, suspensión (¿qué es eso?), cambio de doble embrague, tracción trasera, sobreviraje... Ni idea de lo que es. Tienen menos accidentes, puede ser. Pero (siempre hablando en términos generales)hacen menos kilómetros, y no les gusta conducir. En cuanto pueden, ceden las llaves para que las lleven. Dentro de esta descripción incluyo a mi mujer, mis hermanas, cuñadas y amigas. Todas, sin excepción.
Existirán excepciones. Por supuesto.
Eso no quiere decir que no existan energúmenos, animales, delincuentes, acomplejados, torpes, ignorantes, borrachos, drogados, incompetentes, farrukitos y demás fauna masculina con la que a diario nos cruzamos.

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Autores

Charo Sardina
Charo Sardina

'Internetista' de pura cepa, periodista de vocación y muy afortunada por poder juntar aquí estas dos pasiones con, por supuesto, la primera, la del mundo del motor.

Ver a todos los autores

Red Social

Categorías

Suscríbete a este blogSuscríbete por RSS a las novedades de La curva de la felicidad





logo marca.com

Términos y Condiciones § Privacidad § Cookies § Contacto § Nuestro equipo § Un web de Unidad Editorial