Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Lunes, 27 de octubre de 2014 - 11:57h.

Más barato que el diésel

Porsche Cayenne S E-Hybrid: el milagro de la electricidad

Que un todoterreno de casi 2,5 toneladas y 416 CV firme un consumo de 3,4 litros sólo merece la consideración de "milagro", el que hace posible la tecnología plug-in.

Fotogalería del Porsche Cayenne S E-Hybrid

JAIME HERNÁNDEZ, FRÁNCFORT (ALEMANIA)

Parece mágico pero la tecnología lo hace posible: un todoterreno de casi 2.500 kilos como el Porsche Cayenne S E-Hybrid con 416 CV de potencia y un consumo promedio de 3,4 litros. El secreto: la tecnología de propulsión híbrida enchufable (plug-in hybrid).

Porsche Cayenne S E-Hybrid

El Cayenne es el segundo híbrido enchufable de Porsche.

Porsche ya tenía una versión híbrida en el Cayenne (también en el Panamera) de la anterior generación, pero los avances del nuevo tren de rodaje (estrenado por la marca en el Panamera E-Hybrid) han multiplicado las ventajas que lleva consigo este tipo de propulsión.

El camino de Porsche en la búsqueda de nuevas opciones de propulsión se inició en 2010 con el lanzamiento del Cayenne y el Panamera híbridos. Paralelamente, en competición se estrenaba el 911 GT3 R Hybrid. Hoy, apenas cuatro años después, los dos modelos estandarte de la gama han dado el salto a la tecnología híbrida enchufable y el departamento de competición compite con el avanzadísimo prototipo 919 Hybrid en la máxima categoría del Mundial de Resistencia, una máquina capaz de recuperar la suficiente energía en una carrera de 24 horas como para que una bombilla de 60 watios funcione durante 10.000 horas, o para que un Volkswagen Golf eléctrico pudiera recorrer la distancia de 4.733 kilómetros que separa Nueva York de Los Ángeles.

Las legislaciones en materia de emisiones contaminantes, cada vez más exigentes, han hecho que se multipliquen los esfuerzos para desarrollar esta tecnología, la más realista hoy por hoy para poder cumplir con las restricciones impuestas por los gobiernos de los países más avanzados. Ahí es donde se encuadra el lanzamiento el año pasado del Panamera S E-Hybrid, y el Cayenne S E-Hybrid que hemos tenido ocasión de probar ahora.

Porsche Cayenne S E-Hybrid

Las pinzas de freno verdes identifican al Cayenne S E-Hybrid.

Ambos emplean la misma tecnología y motores, tanto para la unidad de gasolina como para la eléctrica, aunque el Cayenne S E-Hybrid ya se aprovecha de una batería con mayor capacidad energética que la del Panamera: 10,8 kilowatios por cada hora de funcionamiento frente a los 9,4 de la berlina.

Pero donde entendemos mejor la evolución de la tecnología híbrida en los últimos años es en la comparación con el Panamera híbrido ‘original’. La primera gran diferencia es el empleo de unas baterías de iones de litio en lugar de las de niquel-metal. El motor eléctrico del Cayenne S E-Hybrid ha más que doblado su rendimiento, pasando de 46 a 95 caballos. Pero lo más relevante es su mayor capacidad para almacenar electricidad, por las características propias de las nuevas baterías y gracias a la posibilidad de conexión a la red mediante un enchufe.

Con todo ello los consumos y emisiones se reducen a bastante menos de la mitad: los 8,2 litros del Cayenne híbrido se reducen a los 3,4 l/100 km del plug-in. Con prestaciones sobresalientes, pues pasa de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos (números dignos de Porsche) y llega a una velocidad máxima de 243 km/h.

En conducción eléctrica esa velocidad máxima estará limitada a 125 km/h, para garantizar que la autonomía pueda alcanzar los 36 kilómetros (aunque para ello hay que hacer una conducción eficiente y contar con una orografía adecuada). Cuando agotemos la batería podemos recargarla en la red doméstica, operación que nos supondrá tres horas y media, aunque se puede reducir a menos de hora y media si empleamos una red de alta tensión, donde puede enchufarse con un cargador opcional específico.

Porsche Cayenne S E-Hybrid

El interior ofrece las mismas posibilidades de personalización que el resto de la gama.

Propulsión mixta

El grupo propulsor del Cayenne S E-Hybrid está compuesto por un motor de combustión de 6 cilindros en V y 3 litros turboalimentado, más un motor eléctrico con el que trabaja en paralelo. La potencia conjunta es de 416 caballos, con un par máximo de 590 Nm disponible ya a 1.250 revoluciones. Por tanto, la respuesta del coche es muy buena casi desde el ralentí. La caja de cambios Tiptronic S de ocho marchas también ha sido adaptada para este modelo, de manera que utiliza distintas estrategias en función del modo elegido y dependiendo del tipo de conducción que esté realizando en cada momento.

[foto de la noticia]

Con el cargador opcional la recarga dura hora y media.

La gestión de todo ese potencial podemos variarla a través de los diferentes modos de conducción. Con el “E-Power” sólo funciona el motor eléctrico; al seleccionar la posición “Hybrid” la electrónica se ocupa de optimizar la combinación de ambos propulsores, para lograr la mayor eficiencia preservando siempre algo de batería. En el modo “Sport” priman las prestaciones, por lo que el motor eléctrico apoya lo más posible al de combustión para obtener mejores aceleraciones, una filosofía que aún es más acusada al apretar el botón “Boost”, donde a partir de un 80% del recorrido de acelerador ambos propulsores empujan al máximo de lo que se solicita. Por último, existe una interesante opción extra, el modo “E-Charge”, que recarga las baterías y en la que el motor eléctrico actúa como generador, aprovechando parte de la energía que entrega el de combustión, además de aquella que se regenera en las frenadas.

Las transiciones entre los modos son imperceptibles para el conductor. De hecho, sólo sabremos de qué forma está trabajando el sistema a través de las pantallas del cuadro de instrumentos o de la consola central donde se pueden ver los esquemas de funcionamiento, la reserva de batería disponible o la autonomía restante.

Los primeros Cayenne S E-Hybrid llegan a los concesionarios españoles a finales de este mes de octubre de 2014, a un precio, con impuestos incluidos, de 85.179 euros. Esa cantidad supera en 10.000 euros a la que hay que pagar por un Cayenne V6 y queda unos 11.000 euros por debajo de lo que cuesta un Cayenne S Diésel con menos potencia, favorecido por estar exento de pagar impuesto de matriculación al tener unas emisiones de CO2 tan bajas.

Síguenos en twitter: @marcamotor
Hazte fan de Marca motor en facebook

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Porsche Cayenne S E-Hybrid

Porsche Cayenne S E-Hybrid

SÍGUENOS EN

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Términos y Condiciones | Privacidad | Cookies | Contacto

Un web de MARCA.com