Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Viernes, 20 de julio de 2012 - 08:14h.

PARA OCIO Y NEGOCIO

Dokker y Dokker Van, apuesta doble de Dacia

Diseño moderno, mecánicas diésel y un espacio enorme resumen lo mejor de ellos, a falta de definir sus precios.

Félix Cerezo / Viena

Nueve modelos en ocho años. Son los frutos que viene cosechando desde 2004 esa marca, Dacia, que Renault puso a la venta pensando en los mercados emergentes y que ha terminado extendiéndose a toda Europa Occidental. Con excelentes resultados.

Hace unas pocas semanas, fue el turno del Lodgy, el primer monovolumen puro de la marca con 4,5 metros de largo y capacidad hasta para siete ocupantes. Y ahora asoman, basados en la misma plataforma que aquél, el Dokker y el Dokker Van. No son un estreno puro entre los comerciales –ya existía el Logan Van e incluso el Logan Pick Up- pero sí responden, 100% y sin salir del grupo francés, a lo que un cliente busca en un Renault Kangoo furgoneta o en su derivada monovolumen.

Ambos se pondrán a la venta en España cuando arranque 2013. El primero, con un enfoque mixto que permite usarlo como coche profesional y familiar, al contar con cinco plazas y una carrocería completamente acristalada. El Dokker Van, destinado exclusivamente a un uso profesional, sólo lleva los dos asientos delanteros y va completamente panelado,
En todo caso y antes de subirnos a ellos, la primera impresión es muy buena. Nada desentona en cuanto al diseño y sus dimensiones -4,36 metros de largo por 1,75 de ancho y 1,82 de alto- están en línea con los rivales. Pero sobre todo, se traducen en mucho espacio disponible. A él se accede, por detrás, a través de un portón con dos hojas asimétricas que se pueden abrir y quedar fijadas en ángulos de 45 ó 90 grados. En el lateral existe una de tipo corredera que deja el hueco más amplio de la categoría: casi 71 centímetros. La del lado derecho viene siempre de serie.

[foto de la noticia]

En el Dokker, la banqueta posterior tiene una anchura de 1,60 metros a la altura de los codos, lo que permite instalar tres sillitas infantiles con sus anclajes Isofix, y hay casi 18 centímetros de espacio para las piernas. También como en el Lodgy, la distancia libre al techo es enorme, igual que la capacidad del maletero: entre 800 y 3.000 litros según se ocupen todas las plazas o solo las dos delanteras. Eso sí, la modularidad apenas existe.

En la variante furgoneta, con toda la parte posterior dedicada a esos menesteres, contamos como mínimo, con 3,3 metros cúbicos, una longitud de carga de 1,9 metros y hasta 750 kilos. Además, si se pide la opción Dacia Easy Seat, la butaca del acompañante cuenta con respaldo abatible para usarse de mesa, se puede plegar por completo contra la guantera o incluso extraerse. Entonces, se pueden transportar objetos de hasta 3,11 metros de largo elevando el volumen total disponible a 3,9 metros cúbicos.

Esta última posibilidad es especialmente recomendable si el sistema que se escoge para separar la zona de carga es una mampara de rejilla pivotante, con una parte que se gira hacia el conductor para ‘abrazarlo’ y que este conserve la protección (al estilo de las de plástico para el conductor de un autobús). De serie, el coche viene con una mampara maciza acristalada.

Los diversos huecos repartidos por el interior, como la guantera de tipo avión sobre las cabezas delanteras, añaden hasta 44,2 litros adicionales en el caso del Dokker.

[foto de la noticia]

La terminación del habitáculo es correcta, con un salpicadero heredado del Lodgy que tiene un aire muy moderno (no en cuanto a los mandos del climatizador). En general, los plásticos no son de gran calidad, el sistema para plegar los asientos es rústico y la estructura de éstos que queda a la vista es tosca, pero todo tiene pinta de durar mucho. Para asegurarse de ello, Dacia ha hecho ensayos como someter a las puertas laterales correderas a ciclos de 100.000 aperturas y cierres.

Durante la toma de contacto, que transcurrió por todo tipo de carreteras, ciudad, pueblos y circunvalaciones en los alrededores de la capital austriaca, pudimos conducir dos versiones diésel, ambas basadas en el bloque 1.5 dCi.
La de 90 caballos nos parece la ideal e incluso más silenciosa, un aspecto muy logrado en los dos modelos. El motor de 75 caballos es perfecto para ciudad pero en carretera abierta y con carga (llevábamos un lastre de 300 kilos) se antoja escaso. Ambos propulsores tienen homologado un consumo medio de 4,5 l/100 km (equivalentes a 118 gr/km de CO2) y vienen con cambio manual de cinco marchas. También hay dos mecánicas de gasolina (entre ellas la 1.2 TCe de 115 caballos), pero no está previsto que vengan a España.

La posición de conducción es elevada, al estilo de un monovolumen, y en cuanto a la ergonomía, echamos a faltar algunas regulaciones más para volante y asiento. Pero no son vehículos que se defiendan mal en carreteras con curvas (que tampoco están pensados para ello) y se benefician de montar elementos como la suspensión posterior del Renault Kangoo, lo que se traduce en un comportamiento sin grandes cambios según el coche vaya cargado o vacío, aunque esto sí se nota en la altura libre al suelo. Sin carga, es muy buena: 18 centímetros.

Dacia no ha definido aún ni los equipamientos ni precios para nuestro mercado. En Francia partirán de 7.900 euros el Dokker Van y 9.400 euros el Dokker. El primero viene siempre con paragolpes en plástico y el segundo, en función de los acabados, podrá traerlos pintado en el color de la carrocería, igual que algunos elementos cromados del interior o la terminación bicolor.

Como en el Lodgy y bajo la forma de opciones, aparecen dispositivos inéditos: el sistema multimedia Media Nav (que consta de una gran pantalla táctil de siete pulgadas, con navegación, radio, conectividad y telefonía Bluetooth), limitador de velocidad y el sensor de parking. Asimismo, se pueden pedir accesorios como reposabrazos central, sistema DVD, organizador en la parte posterior del asiento, asiento para niños, nevera portátil, cofre de techo, rejilla de separación a la altura de los asientos traseros (en Dokker), etcétera. En el apartado de la seguridad, la dotación de serie trae ABS con repartidor de frenada y asistente de emergencia más cuatro airbags. El ESP será siempre un extra.

3 comentarios

quixote67

#1 18.jul.2012 | 22:21

Sera feo, muchos diran que si tal y que si pascual, y que hay coches de 2ª mano por esos precios mejores que estos Dacia. Pero Dacia esta cerrando muchas bocas, sus número de ventas estan ahí, y siguen creciendo. Dos modelos que se van a vender bien, los profesionales que buscan este tipo de vehiculos para sus negocios estan de enhorabuena visto los tiempos que corren ahorrar unos euros no le viene mal a nadie. Y si, que tecnologicamente no son la repera, de acuerdo, pero cumplen su función y punto. Algunos se conforman con eso.

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

BIMBATORE

#2 19.jul.2012 | 12:37

Para usar como "mula de carga" estos coches son ideales. Barata, poca sofisticación y dureza (aunque su dureza está por comprobar). Así arrasó la C-15, la gente no quería tapizados ni chorraditas para un coche al que iban a maltratar metiendo ladrillos, sacos de cemento, herramientas, pescado... y eran duras y fiables como piedras. Era el mejor amigo de los albañiles, jardineros... y un sin fin de autónomos que sólo la querían para maltratar en el curro. Será bienvenida y se venderá bien

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

aliq

#3 21.jul.2012 | 01:15

Precisamente es como veo yo a Dacia, una marca enfocada al mundo profesional, ecnómica y sencilla. En este mundo no tiene cabida el mercado de 2º mano. Nada más que decir, ya lo ha dicho todo @BIMBATORE.

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

En esta noticia ya no se admiten nuevos comentarios

Dacia Dokker

Dacia Dokker

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com