Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Jueves, 26 de abril de 2012 - 15:32h.

A LA VENTA A PARTIR DE JUNIO DESDE 9.900 EUROS

Dacia Lodgy, cuando el espacio ya no es un problema

La marca rumana sigue su marcha imparable y estrena su primer monovolumen. Mide 4,5 metros de largo, que dan para un gran habitáculo con cinco o siete plazas y maletero más que de sobra. Lleva motores gasolina o diésel de 85 hasta 115 caballos y se ofrece a precios de derribo, aunque le vendría bien elevar el equipo de seguridad.

FÉLIX CEREZO. MARRAKECH (MARRUECOS)

Dacia se estrena en el segmento de los monovolúmenes compactos, el mismo que crease allá por 1996 el Renault Scénic y al que hoy corresponden el 10% de las matriculaciones de coches nuevos en Europa, con el nuevo Lodgy. Se pondrá a la venta el próximo 1 de junio y, como era de esperar, con un precio de derribo: 9.900 para la versión básica (y esto hay que entenderlo en el sentido más literal) con el motor de gasolina de 85 caballos.

[foto de la noticia]

Maletero del Lodgy

El nuevo monovolumen de la marca rumana propiedad de Renault mide 4,5 metros de largo, 1,75 de ancho y 1,68 de ancho, lo que le coloca al nivel de los Ford Grand C-Max y Peugeot 5008, y algo por debajo del Renault Grand Scénic, por dar algunas referencias. Sobre el diseño del coche hablan las fotografías, pero hay dos datos innegables. Primero, que Dacia está dando personalidad a sus nuevos modelos y un diseño razonable, no anticuado. Segundo, que en este modelo la forma sigue a la función, como revela la notable altura y, esto es una cuestión subjetiva, hace que las ruedas parezcan pequeñas.

Según los acabados (Base, Ambiance o Laureate), elementos como los paragolpes o los espejos o los tiradores de las puertas están pintados en negro o en el color de la carrocería. En este ultimo caso, solo con el Laureate.

El acceso al interior, para cinco o siete plazas (por 500 euros más) no plantea ningún problema. Al contrario, los asientos quedan a una altura que facilita el giro de la cadera. La calidad del habitáculo gana enteros respecto a Dacias anteriores, aunque sigue teniendo detalles poco pulidos, como la calidad de algunos plásticos, los mecanismos que accionan la segunda y la tercera fila de asientos o el remate de algunas partes, como los huecos para dejar botellas en los laterales de las últimas dos plazas. Pero cumplen sobradamente su cometido y eso es lo que busca el cliente tipo.

[foto de la noticia]

Interior del Lodgy

Un maletero enorme
También es mejorable que el volante solo tenga regulación en altura; la banqueta posterior, que no ofrece más que el respaldo abatible por secciones (y no siempre); lo corto de las banquetas delanteras o que, por mucho que haya entre 20 y 30 litros adicionales en huecos repartidos por el habitáculo, los de las puertas sean pequeños, no encontremos una gran guantera central (y hay sitio para ello) o los habituales que escondidos en el suelo de muchos monovolúmenes.

Casi todo lo demás es para nota. Por ejemplo, la altura libre al techo, que es inmensa; la anchura de los asientos intermedios capaces de albergar tres sillitas infantiles. O las dos últimas plazas, más que válidas para un viaje largo y para adultos de más de 1,80 que pueden viajar sin problemas y sin tener que llevar las rodillas pegadas a la nariz. Aunque lo más espectacular es la capacidad para equipajes.

Esta varía desde los 207 litros (más que un Twingo) con siete plazas a 2.617 litros con solo dos ocupantes. Y entre ambos extremos, multiples combinaciones según qué asientos traseros estén plegados, si se han quitado los dos últimos… Por ejemplo en este último caso, son nada menos que 827 litros. Además, no hay problemas en acceder ni en cargarlo gracias al enorme portón posterior. Sobre éste hay que hacer dos precisiones: el pulsador para abrirlo recuerda a viejas épocas y cuando está completamente levantado, queda bajo para personas que ronden el 1,90 de alto. Por cierto, todas las versiones vienen con kit antipinchazo.

[foto de la noticia]

Multimedia del Lodgy

Tres motores de 85 a 115 caballos
Como es norma en Dacia, los componentes mecánicos son de sobra conocidos. Los motores disponibles son cuatro: gasolina de 85 y 115 caballos (este un 1.2 TCe), diésel de 90 o 110 caballos (ambos por debajo de los 120 gr/km de emisiones de CO2). Todos con cambio primeros cambio manual (no existe automatico ni como opción) de cinco marchas, menos el tope de gama que lleva una de seis. Los consumos medios son de 7,1, 5,9, 4,2 y 4,4 litros, respectivamente.

Tras haber conducido los tres más potentes, el más recomendable es el diésel de 110 caballos por entrega, respuesta y agrado de uso. También está muy afinado el novedoso gasolina TCe, que no llega hasta septiembre aunque ya se puede pedir. Es un propulsor muy elástico porque empieza a tener respuesta desde las 2.000 vueltas y carácter si se estira por arriba (el corte está sobre las 6.500 rpm). No obstante, habría que ver cómo responde con el coche a plena carga y teniendo que mantener los cruceros que permiten las autovías y autopistas españolas, a años luz de las carreteras marroquíes donde pudimos probarlo.

No obstante, sirvieron perfectamente para demostrar una calidad de rodadura bastante buena, insonorización incluida, incluso contando con la robustez de las suspensiones pensadas para circular no siempre por buenos firmes.

Equipo básico demasiado simple
A la venta desde el 1 de junio, el Lodgy solo se puede adquirir con el acabado Base asociado al motor de 85 caballos y con cinco plazas. Las terminaciones Ambiance y Laureate ya abren el abanico al resto de motores y a la opción de los siete asientos. La dotación mínima viene con ABS y cuatro airbags, pero el control de estabilidad ESP hay que pagarlo siempre aparte y no hay más opciones en este campo, el aspecto más cuestionable del coche. En cuanto al confort, claramente hay que irse al acabado superior para encontrarse de serie (o disponible) con lo que espera el cliente medio: aire acondicionado, limitador de velocidad, ventanillas de la tercera fila pivotantes, asientos regulables en altura, etcétera.

Es el precio a pagar por, precisamente, pagar muy poco: 9.900 euros en el Lodgy más económico y 11.600 en el caso de la variante de siete plazas más accesible. Incluso los 15.600 euros del Lodgy tope de gama son un muy potente reclamo que deja presupuesto para hacerse con opciones inéditas en la marca rumana con el sistema Media NAV (360 euros) que combina navegador, teléfono y equipo multimedia y de sonido, todo gestionado a través de una pantalla táctil; el asistente de aparcamiento trasero (otros 170 euros) o el ESP+ASR (220 euros). También hay que pagar aparte, en todas las versiones, las llantas de aleación.

Dacia Lodgy

Dacia Lodgy

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com