Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Jueves, 29 de marzo de 2012 - 17:42h.

NUEVO ELÉCTRICO BIPLAZA A LA VENTA DESDE 4.917 EUROS

Renault Twizy, un nuevo concepto de movilidad urbana

La marca del rombo lanza al mercado un original biplaza 100% eléctrico que soluciona muchos de los numerosos problemas de la movilidad urbana.

· Fotogalería del Renault Twizy

SERGIO PICCIONE. IBIZA

[foto de la noticia]

Renault Twizy

Renault eligió Ibiza para la presentación dinámica del su modelo Twizy, el cuadriciclo eléctrico que produce en la factoría de Valladolid. La toma de contacto discurrió por las carreteras de la isla, bajo una auténtica tempestad de lluvia y viento, en un día de temperaturas inusualmente bajas. Sin querer, Renault propició probar el coche en unas condiciones especialmente adversas.

Aunque de las características de este coche se ha hablado ya profusamente, queremos recordar que tiene dos plazas, situadas una detrás de la otra, y que mide 2,32 metros de longitud.

Hay dos versiones que se diferencian por la potencia máxima del motor: nueve caballos la denominada 45 y 17 caballos la que llaman 80. La primera se puede conducir simplemente con el carné de ciclomotor y la segunda otra con el carné A1 de motocicletas —hasta 125 cc—. La variante de 17 caballos roza los 90 kilómetros por horas de velocidad máxima, mientras que la de nueve caballos apenas llega a 50. Son velocidades algo más generosas que las que han dado nombres a cada una de estas dos versiones.

La toma de contacto de la variante 80 se realizó por las carreteras que rodean la ciudad de Ibiza en condiciones, como ya se ha dicho, difíciles de encontrar en la isla. Aunque la conducción es la de un turismo, hay que asumirla como si fuera una moto. Hay que abrigarse de la misma forma que uno lo haría con un vehículo de dos ruedas, sin olvidar los guantes, porque no existe ningún dispositivo de calefacción. Sólo de las gafas se puede prescindir porque realmente no molesta el aire, aunque llevarlas puede ser un elemento de protección de cualquier cosa que pueda lanzar otro coche al adelantar.
La unidad probada iba equipada de puertas laterales que no son de serie y suponen un extra de unos 500 euros. Son de plástico y se abren hacia arriba, ayudadas por un pequeño resorte que evita el esfuerzo de tener que levantarla.

[foto de la noticia]

Renault Twizy

La manecilla de apertura está en el interior, siempre accesible dado que no hay ventanilla. El acceso al puesto del conductor es fácil, pero no se puede decir otro tanto respecto a la entrada a la plaza posterior, más complicada (la salida es peor). Lo cierto es que una vez en él, resulta suficientemente amplio. En caso se lluvia, va menos protegido que el delantero. Éste, lo mismo que el trasero, tienen un mullido justo y no son el colmo del diseño ergonómico, pero no llegan a ser incómodos en los recorridos que parece lógico hacer con el Twizy.

El delantero se ajusta sólo en longitud y el trasero es completamente fijo. Un inconveniente es que, si llueve, el agua moja el interior del habitáculo cuando el coche está parado, por lo que convendrá llevar siempre una gamuza para secar el asiento. También puede entrar algo de agua al pasar algún charco por la ranura que dejan las puertas. El parabrisas tiene una resistencia eléctrica para desempañarlo en caso de mucho frio.

[foto de la noticia]

Renault Twizy

En marcha, se aprecia que la suspensión es dura, sobre todo para evitar balanceos que podrían dar lugar a vuelcos, dada la estrechez y la altura del vehículo. Pero es un coche muy divertido de conducir. A su volante, sobre piso mojado, ha habido que recuperar un estilo de conducción del pasado, tanteando el freno para evitar bloqueos de ruedas ya que no lleva ABS ni control de estabilidad. Del mismo modo, había que ser cuidadoso con el acelerador porque incluso con la baja potencia del motor, dada la respuesta que proporcionan los motores eléctricos, era fácil hacer derrapar el coche en la salida de las curvas más cerradas.

Se presenta como una moto, que no se cae porque tiene cuatro ruedas y que además proporciona una buena protección a sus ocupantes, por llevar un airbag, cinturones y una estructura multitubular diseñada por Renault Sport, la división que hacía los Fórmula 1 de la marca francesa.

En lo que se refiere a las dos versiones, con sólo una persona, la de 80 puede alcanzar los 90 kilómetros por hora en llano y sube con ligereza por casi cualquier pendiente. No es el caso de la 45, cuya utilización –teniendo en cuenta las limitaciones reglamentarias que tiene el vehículo- debería circuncribirse a centros urbanos, carreteras muy secundarias y vías de servicio.

[foto de la noticia]

En lo que se refiere al consumo, ambas versiones están homologadas para recorrer 100 kilómetros entre carga y carga pero la realidad es que la 80, si se circula en carretera y a velocidades de 70 y 80 kilómetros por hora, hace unos 60 kilómetros. En una utilización mixta, puede subir a 75 kilómetros. La 45 si puede, en cambio, acercarse mucho a esos 100 kilómetros. Recargar completamente la batería cuesta aproximadamente un euro y tres horas y media. Se hace en una toma de corriente de 230 V (corriente doméstica), por medio de un cable que lleva alojado en su parte delantera.

Se va a vender por un precio que oscila entre los 4.917 euros de la versión 45 más económica, hasta los 5.972 del 80 más caro, contando con la subvención estatal vigente puesto que sin ella, el precio sería de 6990 euros.

Hay que precisar que en ese precio no entra la batería, que Renault cede con un contrato de renting, por 36 meses de duración, a 50 euros cada mes (600 euros al año). De esta forma consigue ofrecer el coche a unos precios asumibles, puesto que con las baterías el componente más caro de los coches eléctricos.

Síguenos en twitter: @marcamotor
Hazte fan de Marca motor en facebook

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com