Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Martes, 28 de febrero de 2012 - 12:53h.

AL VOLANTE DEL NUEVO MODELO DE LA MARCA BRITÁNICA

MINI Roadster, un descapotable seductor, joven y descarado

La sexta carrocería de MINI es un biplaza con capota de lona y tiene un innegable y sugerente estilo deportivo. Ya está a la venta a partir de 23.700 euros.

· Fotogalería del MINI Roadster

ALEJANDRO M. ALONSO. ALMERÍA

Para explicar la esencia de un coche, a veces son más rentables cinco kilómetros al volante que una hora de rueda de Prensa. Algo así nos ha sucedido con este MINI Roadster. Si bien durante 60 minutos hemos descubierto muchos secretos sobre la sexta carrocería del mítico modelo, no ha sido hasta que lo hemos conducido cuando realmente se han desatado las emociones, cuando los adjetivos han empezado a fluir.

[foto de la noticia]

Al volante del Roadster

La toma de contacto con este nuevo MINI ha tenido lugar entre las localidades almerienses de Mojácar y Carboneras, a lo largo de espectaculares carreteras de montaña. Un escenario apropiado para descapotarlo y disfrutar del sol, las vistas, las curvas... Hay una paleta de nueve colores para el Roadster. Independientemente del que elijamos, el techo de lona siempre será negro. Su manejo es bastante sencillo, como en los cabrios biplaza de toda la vida: se gira un tirador y se empuja hasta plegarla tras el maletero sin apenas esfuerzo. Pero para quienes lo prefieran, se puede optar por una capota semiautomática (670 euros) que simplifica las operaciones: sólo hay que girar el tirador y accionar un botón. El coche hace el resto solo.

La oferta mecánica es similar a la del MINI Coupé, con tres motores de gasolina y un diésel. Los primeros son el Cooper de 122 CV, el Cooper S de 184 y el John Cooper Works de 211. El de gasóleo es un Cooper SD de 143 CV. En todos los casos, se puede asociar cada mecánica a transmisiones manuales o automáticas de seis velocidades, salvo en el radical ‘Works’, cuyo espíritu deportivo hace que se descarte el cambio automático.

Como sucede con el Coupé, el maletero de este modelo sigue siendo una sorpresa mayúscula. El espacio de carga no es regular al 100%, pero a pesar de ser descapotable, su capacidad se ha cuidado con esmero. Al quitar el techo de lona, este se esconde de tal forma que el maletero siempre ofrece 240 litros, una cifra más que razonable. Algo que también es posible al no llevar rueda de repuesto de ningún tipo (monta neumáticos RFT). En comparación con el Cabrio, el Roadster prescinde de dos plazas pequeñas (las traseras) para ganar en comodidad y en almacenamiento de equipaje (tiene 70 litros más).

[foto de la noticia]

Conectividad máxima

El interior es casi calcado al de la versión cerrada. Los asientos son cómodos y sujetan a la perfección, incluso en las curvas más cerradas. Contamos con escondites para guardar pequeños objetos y tras los mismos tenemos a mano un acceso directo al maletero, algo muy útil que nos hará la vida a bordo más cómoda.

El puesto de conducción es cómodo y el acceso al mismo, sencillo. El único puto flaco es que habríamos preferido que el asiento pudiese ir un poco más pegado al suelo, un defecto que también apreciamos en su día con el Coupé. Pero por más que intentamos rebajar la altura, para nuestro gusto, el asiento sigue quedando algo elevado. Quitando ese detalle, la ergonomía es notable, como en el resto de MINI, resultando todo muy familiar a la vista y al tacto. Como en el Cabrio, el Roadster cuenta con un reloj extra que sirve para informarnos del tiempo que llevamos circulando sin la capota. Como estamos ante un descapotable, se ha trabajado a fondo para mejorar la rigidez torsional del conjunto que es superior a la del Coupé, empleándose aceros de alta resistencia, un eje trasero multibrazo y un tren delantero pseudo-McPherson reforzado. Además de contar con suspensiones independientes, la batalla también se ha alargado.

[foto de la noticia]

Maletero del Roadster

Nos hemos centrado en el Cooper S de 184 CV con cambio manual para esta primera toma de contacto. El coche tiene una suspensión dura -que no seca o incómoda-y se mueve como un kart en carreteras reviradas. Con las manos en su volante deportivo de tres radios (de serie en esta versión), el MINI nos ha parecido realmente divertido. Si apretamos el pulsador Sport’, ya se convierte en un auténtico gamberro, con un motor que petardea a bajas revouciones de tal forma que la gente gira el cuello al verlo pasar. Pero si nos queremos quedar todavía más con el personal, un pulsador eleva el alerón ubicado sobre el maletero. Este se activa de forma automática cuando superamos los 80 km/h y ofrece 40 kilos de carga aerodinámica sobre la zaga. Esta protuberancia se esconde también por sí misma cuando bajamos de 60 km/h. En cuanto a la insonorización, con la capota quitada nos ha parecido realmente buena. Pude charlar durante toda la prueba con mi compañera tanto al volante, como de acompañante sin necesidad de alzar la voz. Y eso, a pesar del bramido de los 184 CV en modo ‘Sport’.

Como buen MINI, es muy personalizable. Se puede elegir entre infinidad de opciones exteriores interiores con los paquetes MINI Yours y las franjas ‘Sport Stripes’ para la carrocería. Entre la lista de extras nos falta el sistema MINI Connected, los faros bi-xenón, el asistente de aparcamiento o los asientos deportivos. Entre los elementos de serie, destaca el climatizador, los retrovisores regulables eléctricamente o el sistema de audio CD con MP3 y toma Aux-In.

[foto de la noticia]

MINI Roadster capotado

Gama MINI Roadster

Gasolina
Cooper 122 CV - 23.700 euros
Cooper S 184 CV - 28.750 euros
John Cooper Works 211 CV - 35.265 euros

Diésel
Cooper SD 143 CV - 28.750 euros

Síguenos en twitter: @marca_motor / @alexmmotor
Hazte fan de Marca motor en facebook

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com