Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Miércoles, 16 de febrero de 2011 - 17:49h.

PRUEBA MARCA MOTOR

Chevrolet Captiva, los últimos coletazos de un superventas

A pocos meses de que aterrice en nuestro mercado la nueva generación del Captiva, testamos por última vez la versión más racional del actual modelo.

ALEJANDRO M. ALONSO / MADRID

Con un innegable espíritu europeo, el Captiva ha sido uno de los aciertos comerciales de Chevrolet en el último lustro. Su renovación está próxima, ya que en el pasado Salón de París pudimos ver un modelo ‘preserie’ del nuevo todoterreno ligero de la marca norteamericana. Pero para verlo rodando por nuestras carreteras todavía faltan algo de tiempo. De momento, hemos aprovechado una de las últimas unidades disponibles en el parque de Prensa de la marca para desgranar dónde ha estado el secreto de su éxito.

Lanzado en verano de 2006 y ligeramente ‘retocado’ en cuanto a equipamiento y gama en 2008, el Captiva ha ido ganando adeptos con el paso de los años en España. Estéticamente resulta sobrio y robusto. Su chasis monocasco ya deja entrever que está más enfocado al asfalto que al campo, aunque durante nuestra prueba (duró casi dos semanas), pudimos comprobar que sabe defenderse en todos los terrenos.

Una vez nos subimos a bordo, encontramos un puesto de conducción elevado, con una visibilidad notable al frente (un poco justa si miramos detrás), y nos vemos sentados en unos atractivos asientos de cuero. Éstos destacan por tener un duro relleno, muy cómodo para largos trayectos, pero también por ser algo parcos en cuanto a sujeción lateral. En general, todos los mandos están bien ubicados y los materiales tienen un aspecto agradable, excepción hecha de algunos plásticos duros en la parte inferior del salpicadero. Nos ha gustado tener tantos ‘escondites’ a nuestra disposición: en el techo (para gafas), en las puertas (para botellas grandes), en el apoyabrazos, cajones bajo los asientos delanteros, etc… Las plazas traseras son aptas para tres adultos y las dos de la última fila están más enfocadas a niños, a pesar de la buena altura respecto al techo.

NUESTRA PUNTUACIÓN


Motor: 7
Consumos: 7
Comportamiento: 7
Cambio: 7
Equipamiento: 8
Acabados: 7
Ecología: 6
Seguridad: 8
Maletero: 8
Calidad/precio: 8

TOTAL: 7,3

Arrancamos y comenzamos a devorar kilómetros. Muy pronto podemos sacar algunas conclusiones, como que el motor de 150 CV es algo perezoso a bajos regímenes, pero, en líneas generales, sabe mover el conjunto con suficiencia. El bloque está bien insonorizado y apenas hemos notado ruidos parásitos durante nuestros días de pruebas, en los que recorrimos unos 1.500 kilómetros al volante del Captiva. Volviendo al apartado dinámico, el cambio de cinco marchas tiene un tacto correcto, la dirección nos ha resultado bastante precisa y las suspensiones, algo blandas. De todas formas, el coche no balancea en exceso cuando entramos en curva y se comporta con dignidad en carreteras reviradas. Donde da lo mejor de sí mismo es en autopista, lugar en el que se convierte en un rutero con mayúsculas, buen rodador y muy capaz por su polivalencia (siete plazas o amplio maletero). El consumo mixto homologado de nuestra unidad de pruebas es de 7,4 litros a los 100, aunque a nosotros nos ha sido imposible rebajar los 8,2 después de dos semanas recorriendo mucha carretera y algo de ciudad, eso sí, con el maletero bastante cargado en todo momento.

Como decíamos, también lo hemos sacado al campo. Allí hemos podido sortear caminos de tierra y alguna pista algo más bacheada de lo normal y con bastante barro. La altura libre al suelo y su esquema de suspensiones son suficientes para que el Chevrolet salga airoso de esos pequeños exámenes; eso sí, no hablamos de un todoterreno 100%, así que no contamos con reductora y no debemos ir mucho más allá. En este terreno destacan dos de sus ayudas electrónicas de serie: el control de descenso de pendientes y el control de vuelco (ARP). En cuanto al resto del equipamiento, destacamos de serie varios elementos de seguridad, como los airbags frontales, laterales y de cortina, el ABS con distribuidor electrónico de la fuerza de frenada (EBD), el control de estabilidad (ESP), el control de tracción (TCS), el freno hidráulico (HBA) y, por supuesto, los anclajes ISOFIX para la segunda fila de asientos.

La nueva generación del Captiva remozará su carrocería (más por delante que por detrás) y mejorará un producto ya de por sí interesante. En poco más de dos meses llegará a España con varias novedades mecánicas: las más interesantes para nuestro mercado pasan por los nuevos motores diésel, ambos basados en un bloque 2.2, que podrán rendir 163 ó 184 CV y que irán asociados a un cambio ya de seis relaciones.

FICHA TÉCNICA
CHEVROLET CAPTIVA 2.0 VCDi LTX 7 Plazas
Motor y transmisión
Tipo: Gasóleo, delantero transversal. 4 cilindros en línea. Inyección indirecta y turbocompresor.
Cilindrada: 1.991 c.c.
Potencia: 150 CV a 4.000 rpm.
Par máximo: 320 Nm a 2.000 rpm.
Tracción: Total automática.
Cambio: Manual de cinco velocidades.
Prestaciones y consumos
Velocidad máxima: 182 km/h.
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,6 segundos.
Consumos: Urbano: 8,9; Extraurbano: 6,6; Medio: 7,4 litros/100 km.
Emisiones de CO2: 197 g/km.
Impuesto de Matriculación: 9,75%
Dimensiones
Largo: 4.635 mm.
Ancho: 1.850 mm.
Alto: 1.720 mm.
Distancia entre ejes: 2.705 mm.
Maletero: 85-465-930 litros litros
Precio: 30.545 euros

Chevrolet Captiva

Chevrolet Captiva

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com