Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Jueves, 16 de diciembre de 2010 - 13:07h.

PRUEBA MARCA MOTOR

Abarth 500C: potente, coqueto y con el sol de serie

Así se convierte uno de los coches más 'chic' del mercado en una auténtica 'bestia' de prestaciones a escala, sin capota y con más caballos.

ALEJANDRO M. ALONSO / MADRID

Su carrocería contiene el ADN del Fiat 500C, uno de los caprichos por antonomasia en los últimos años. Pero todo en él es diferente. Sus rasgos se retuercen emulando al escorpión que tiene por logo y su aura 'chic' se transforma en radicalidad. La tónica se repite en su exterior y dentro del habitáculo. Pero eso lo veremos más adelante. De momento, cabe recordar que estamos ante un modelo de la gama Abarth, lo que implica prestaciones y deportividad por los cuatro costados. Para esta versión cabrio, el preparador italiano ha sumado 5 CV más al ya de por sí potente 1.4 Turbo de gasolina que mueve al Abarth 500C coupé. Como éste, el descapotable sorprende por unas prestaciones de infarto para una carrocería tan menuda, un cuadro de suspensiones firmes y un sinfín de sorpresas, todas ellas disponibles desde 21.400 euros (los caprichos son así).

Por fuera, lo que más llama la atención es que el techo duro ha sido reemplazado por otro de lona. Si pulsamos un botón en el interior, la capota se alojará en el maletero de forma automática. La operación se puede realizar aunque el coche se esté moviendo aunque, eso sí, nuestra velocidad no deberá superar los 60 km/h. En cualquier caso, el plegado se parece un poco al del Citroën C3 Pluriel, es decir, el techo no se retira por completo sino que lo hace manteniendo los montantes laterales como si fueran carriles. Por lo demás, Abarth consigue que el caramelo nos entre por los ojos, con detalles estéticos marca de la casa y un alerón integrado en la propia capota. Para aumentar la exclusividad, el techo de lona se puede elegir en dos tonos (negro y gris titanio), mientras que la carrocería se puede encargar en sendos y exclusivos tonos bicolor. Las llantas rematan un aspecto arrebatador. De serie son de 16'' pero nuestra unidad de pruebas contaba con las opcionales de 17''.

Una vez accedemos al interior, los cambios con respecto al 500 'normal' se multiplican. Acomodamos nuestro cuerpo en un bacquet deportivo con un relleno tan duro como agradable, pero que no sujeta todo lo bien que nos gustaría en curvas cerradas. Una de las cosas más curiosas es que este Abarth carece de una palanca de cambios al uso. Como sucede en los Ferrari, la caja se gestiona a través de cuatro botones que dominan, en este caso, el cambio de embrague pilotado: 'N', que indica el punto muerto; '1' para emprender la marcha; 'R' para la marcha atrás; y 'A/M', que nos permite seleccionar entre cambio totalmente automático o a través de las levas situadas tras el volante.

NUESTRA PUNTUACIÓN
Motor: 9
Consumos: 8
Comportamiento: 9
Cambio: 7
Equipamiento: 8
Acabados: 7
Ecología: 6
Seguridad: 7
Maletero: 6
Calidad/precio: 6
TOTAL: 7,3

Esta forma de gestionar el cambio 'Abarth Competizione' es exclusiva del descapotable, puesto que el de techo cerrado no gestiona la transmisión de esta forma. Al volante, no se desvela como un cambio demasiado veloz, pero resulta curioso y diferenciador, lo que siempre se agradece -y se busca- en 'coches capricho' como este. En la consola contamos con un botón 'sport' que modifica la dureza de la dirección eléctrica y, a su vez, la respuesta del acelerador y el par motor. Al pulsarlo, el 500C multiplica por dos la diversión al volante. Otro pulsador con las siglas 'TTC' acciona el Torque Transfer Control (control de transferencias de par), que frena la rueda interior delantera como si se tratase de un diferencial autoblocante, es decir, más diversión todavía. Eso sí, ya que el 'capricho' podría caer en manos no demasiado expertas, Abarth se ha esmerado en ofrecer un menú de ayudas electrónicas muy bien configuradas, entre las que destaca el control de estabilidad ESP.

En definitiva, hay mucha potencia disponible para tan poco peso. Bajo el capó, el 1.4 Turbo de 140 CV nos puede hacer 'volar' hasta a 205 km/h, pasando de 0 a 100 km/h en apenas 8 segundos. Eso sí, si todavía te parece poco potencial, puedes solicitar el denominado 'kit esseesse' con el que se incrementan los CV hasta 160, se realiza el 0-100 en 7,6 segundos y se logra una punta de 209 km/h. Con él hemos recorrido más de 300 kilómetros, con un par de carreteras de montaña en el menú. Y se ha mostrado como un auténtico 'diablillo', algo duro para el día a día en ciudad por sus suspensiones pero un 'diablillo' delicioso para enlazar curvas. A divertirse y con el cielo por montera.

FICHA TÉCNICA
ABARTH 500C 1.4 16V T-JET 140CV
Motor y transmisión
Tipo: Gasolina, delantero transversal. 4 cilindros en línea. Inyección indirecta y turbocompresor.
Cilindrada: 1.368 c.c.
Potencia: 140 CV a 5.000 rpm.
Par máximo: 206 Nm a 2.000 rpm.
Tracción: Delantera.
Cambio: Automático de cinco velocidades.

Prestaciones y consumos
Velocidad máxima: 205 km/h.
Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,1 segundos.
Consumos: Urbano: 8,5; Extraurbano: 5,4; Medio: 6,5 litros/100 km.
Emisiones de CO2: 155 g/km.
Impuesto de Matriculación: 4,75%

Dimensiones
Largo: 3.657 mm.
Ancho: 1.627 mm.
Alto: 1.485 mm.
Distancia entre ejes: 2.300 mm.
Maletero: 182 litros

Precio: 21.400 euros

Abarth 500C

Abarth 500C

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com