Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Viernes, 25 de junio de 2010 - 10:16h.

LLEGARÁ EN SEPTIEMBRE

Llega el nuevo Suzuki Swift, una especie en evolución

Suzuki renueva por completo su compacto urbano, con novedades tanto en su aspecto como en su interior, y con dos nuevas motorizaciones.

ALEJANDRO MARTÍN / VIENA

A simple vista alguno puede pensar que este Swift es un restyling. Pero no es así, es un modelo totalmente nuevo con el que Suzuki pretende multiplicar el éxito de las últimas décadas en el segmento de los urbanos. Es cierto que los cambios estéticos no son revolucionarios en el exterior de la carrocería, pero la evolución está ahí, con unas ópticas delanteras más rasgadas y una zaga más elevada, cuidada y dinámica. Pero eso no es todo: la carrocería se ha revisado a fondo, se han trabajado mucho más las suspensiones y en el habitáculo el paso adelante es notorio. Por si fuera poco, bajo el capó encontramos dos mecánicas tan novedosas como interesantes.

Este modelo inauguró en su día la estrategia mundial de Suzuki. Fabricado en siete plantas repartidas por todo el globo, se ha vendido en más de 100 países. El objetivo comercial es prolongar una carrera de éxito, como así lo atestiguan 63 galardones como Coche del Año en 19 diferentes países o el hecho de haber sido el Suzuki que alcanzó el millón de ventas con mayor rapidez.

Pero vayamos por partes. En el plano estético, la idea del fabricante japonés era tocar lo menos posible un producto que ha sido un éxito en los últimos años. No traicionar la fidelidad del cliente y, al mismo tiempo, perfilar la silueta para atraer más adeptos. Los diseñadores han trabajado a caballo entre París y Turín para perfilar un nuevo Swift todavía más europeo y más para los europeos (se fabrica en la planta que la marca tiene en Hungría). ‘Dinámico’ y ‘energético’ son los adjetivos que se quieren transmitir a través de una carrocería que destaca por sus rasgadas ópticas delanteras, una zaga más personal y un interior mejor rematado, más moderno. El conjunto apuesta por las formas redondeadas, un lateral marcado por el largo techo y mucha personalidad con los nuevos grupos ópticos, afilados delante y verticales detrás.

El Swift crece en cuanto a medidas, con una longitud de 3.850 mm, una anchura de 1.695 mm, una altura de 1.510 mm y una generosa batalla de 2.430 mm (5 cm más que el anterior). El maletero cuenta con 211 litros de capacidad, pudiendo alcanzarse los 860 litros si abatimos los asientos posteriores, que son abatibles en relación 60/40.

El motor 1.2 gasolina de 94 CV llegará en septiembre, mientras el diésel de 75 CV no estará disponible hasta enero de 2011

Una vez accedemos al habitáculo, nos llevamos una agradable sorpresa. Es aquí donde los cambios son más perceptibles… y acertados, por cierto. El salpicadero da un paso adelante en cuanto a modernidad y se acerca al de la berlina Kizashi, que llegará a nuestro mercado después de verano. Lo mejor es el adecuado empleo de elementos cromados, una cuidada ergonomía y el ambiente que se respira, a caballo entre juventud y algo de deportividad. En cambio, la calidad de algunos materiales nos ha parecido mejorable, siendo todavía algo ásperos los que encontramos en la consola o tras el volante. Es decir, hallamos un entorno más agradable a la vista que al tacto. Volviendo a los parabienes, es elogiable el buen nivel de insonorización global. A pesar de emplear materiales algo toscos, las piezas están bien ensambladas y, además de dar un aspecto de sobriedad, nada vibra cuando conducimos, ni siquiera si sobrepasamos los 130 km/h.

Decíamos que bajo el capó había novedades. Y es que los dos motores que puede montar el nuevo Swift son totalmente nuevos en la casa. Se trata de un gasolina 1,2 litros con 94 CV y sistema de temporización de válvula variable de emisión y escape (VVT); y un propulsor diésel DDiS de 1,3 litros con 75 CV. Con ambos se mejoran las cifras de consumo, sí, pero también los niveles de emisiones, que son de 116 gr/km con el gasolina y 109 gr/km con el diésel, por lo que el coche siempre queda exento del Impuesto de Matriculación. Mientras que la versión de gasolina tiene un consumo mixto de 5 litros/100 km, la de gasóleo marca unos interesantes 4,2.

Hemos probado ambas mecánicas con carrocería de cinco puertas y con la caja de cambios manual de cinco marchas. Por cierto que el Swift gasolina GLX también se puede adquirir con una transmisión automática de cuatro velocidades (más confort a cambio de un consumo mixto 0,5 litros más elevado). Nuestra prueba dinámica por las afueras y el casco histórico de Viena han bastado para comprobar que las cifras de consumo que anuncia la marca son bastante fiables. En condiciones de conducción normal, el diésel rondó los 4,5 litros, mientras que el gasolina se movió siempre cerca de los 5. En carretera puede que las marchas resulten algo cortas -sobre todo la cuarta y la quinta-, pero no debemos olvidar que estamos ante un coche de vocación ciudadana. Además, esa relación en la caja de cambios no implica que el motor vaya revolucionado en absoluto. Si antes decíamos que la insonorización de las piezas era buena, también nos lo ha parecido a nivel mecánico. Con el paso de los kilómetros se van notando las mejoras en las suspensiones, puesto que delante ahora se cuenta con puntales McPherson, mientras que detrás se opta por la barra de torsión (en ambos casos con resortes helicoidales).

El equipamiento del coche es uno de sus puntos fuertes, sobre todo a nivel de seguridad. De serie, el nuevo Swift ofrece en todas sus versiones siete airbags (incluido uno de rodilla para el conductor), el ABS y el control de estabilidad ESP de serie. El resto de acabados son el ‘GL’, que agrega a lo anterior aire acondicionado, radio CD con Mp3, USB y sistema de apertura sin llave (keyless entry); un peldaño por encima, el GL+, que suma llantas de aluminio, faros antiniebla, así como cristales tintados y elevalunas eléctricos traseros en las versiones de cinco puertas; y, por último, el tope de gama GLX, que remata su oferta de serie con climatizador, arranque sin llave (keyless start), control de velocidad y bluetooth (sólo para los cinco puertas). En opción, se puede pedir el sistema auto stop/start que detiene el coche en atascos o semáforos, aunque sólo está disponible para motores de gasolina con cambio manual. Los nuevos colores ‘red ablazed’ y ‘green metallic’ alimentan una paleta de colores ya de por sí abundante. Las llantas disponibles pueden ser de 15 ó 16 pulgadas.

Sobre su lanzamiento, comentar que el 1.2 de gasolina con 94 CV llegará a partir del próximo mes de septiembre con carrocería de tres o cinco puertas, mientras que el diésel de 75 CV no arribará hasta enero de 2011. En ambos casos se podrá elegir un llamativo acabado ‘Sport’, que radicaliza un tanto el aspecto del coche a base de elementos decorativos tanto en el exterior como en el interior. Una buena fórmula hasta que llegue el Swift Sport, la versión más deportiva, que se empezará a producir en otoño de 2011 y podría aterrizar en nuestro mercado a principios de 2012. El precio de este Swift ‘normal’ es todavía una incógnita, aunque es probable que no difiera mucho de los de la gama actual, a igualdad de motorizaciones y acabados.

Suzuki Swift

Suzuki Swift

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com