Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Martes, 27 de abril de 2010 - 17:06h.

DESDE 24.150 EUROS

Mitsubishi ASX, mucho más que una bonita imagen

El nuevo todocamino japonés llegará a los concesionarios españoles a mediados de mayo con buenos argumentos para triunfar.

MARIO GÓMEZ / MADRID

Los todocamino compactos siguen estando de moda. Por ello las marcas intentan echar el resto en el único segmento que no ha sido golpeado por la crisis. Primero fue el Hyundai ix35, luego el Dacia Duster y ahora le toca el turno al Mitsubishi ASX. Éste ha adelantado su salida al mercado, prevista para después del verano, ante el inminente incremento del IVA en España. Hablamos de un producto totalmente nuevo, que se posiciona por debajo del Outlander en cuanto a tamaño y que tiene que incrementar considerablemente el volumen de ventas del fabricante japonés en nuestro país. De hecho está previsto alcanzar unas cifras de ventas entre 8.000 y 10.000 unidades anuales, cifras muy ambiciosas dados los tiempos que corren.

El fabricante nipón quiere competir con un producto de cuidado diseño exterior que actuará como importante argumento de compra. El ASX tiene un aspecto moderno y elegante. Sin duda podrá medirse en este terreno a los Kuga e ix35, los dos vehículos que presentan una imagen más atractiva entre la competencia, aunque se acerca en cuanto estilo al Qashqai. Repasando sus medidas podemos comprobar que el ASX es algo más corto que sus competidores, pero más largo batalla y su volumen de maletero está entre los más altos.

El nuevo ASX de Mitsubishi estará a la venta en nuestro país desde mediados del próximo mes de mayo a partir de 24.150 euros.

Una vez en el interior el vehículo de la marca japonesa apuesta por la funcionalidad pero con menos espacio para la estética. Demasiada presencia de plástico, aunque no tengan mala calidad, y una elevada sobriedad en un producto que debía haber transmitido un ambiente más cálido. Se echan de menos elementos que le den algo más de alegría al interior, aunque la instrumentación es correcta en acceso y colocación.

Quizá las mejores virtudes haya que buscarlas en su funcionamiento dinámico. Mitsubishi ha construido un coche que responde realmente bien en carretera. A pesar de que la unidad que pudimos probar en la presentación que tuvo lugar en los alrededores de Frankfurt era de tracción delantera, pudimos comprobar la notable respuesta en todo tipo de trazados. El ASX no es especialmente alto si lo comparamos con el resto de los productos del segmento. Esto le hace tener mayor facilidad para abordar las curvas. La dirección eléctrica asistida tiene un tacto y una respuesta que transmite seguridad, y la suspensión y los frenos cumplen a la perfección su cometido. El coche no balancea y va bien pegado a la carretera. No podemos dar nuestra opinión sobre su comportamiento 'off road' ya que no pudimos probarlo en este tipo de terreno, aunque es un producto concebido de forma muy clara para el asfalto.

Un capítulo aparte merece sin duda el único motor que monta el ASX, el 200 DI-D. Se trata de un nuevo propulsor diésel de de 1.8 litros y 150 CV, que llegará en un futuro al Lancer y al Outlander, y que presenta la tecnología de alzado variable de válvulas, la primera vez que llega a un motor diésel, y que ofrece el ratio de compresión más bajo de todos los propulsores diésel del mercado. Esto se traduce en una menor cifra de emisiones (145 gr/km) y una fiabilidad más alta. En cuanto al funcionamiento, el motor transmite una respuesta suave pero con poder en cualquier régimen de vueltas. La relación de marchas en la caja de cambios de seis velocidades es correcta, aunque el accionamiento del cambio manual resulte algo incómodo, sobre todo a la hora de engranar la tercera y la quinta marcha.

Otros aspectos que se deben destacar son la presencia del sistema Stop and Start, los siete airbag de serie y el techo panorámico, que le da una imagen exterior más moderna y al interior una sensación de más habitabilidad.
El ASX presenta dos acabados: Motion y Kaiteki. El más básico presenta elementos que en otros modelos de la competencia hay que abonar aparte. Este es otro de los puntos fuertes que hay que valorar. En cuanto a la gama, Mitsubishi apuesta por la sencillez. Sólo un motor diésel de 150 CV (en la marca aseguran que antes de final de año habrá otra motorización diésel más pequeña y otra gasolina), una caja de cambios manual de seis velocidades (no está previsto un cambio automático) y versiones con tracción delantera o tracción total.

Los precios oscilan entre 24.150 y los 29.500 euros, lo que les sitúa incluso un poco por debajo del Nissan Qashqai, el gran dominador del segmento. El Mitsubishi ASX está previsto que llegue a los concesionarios a mediados de mayo y la totalidad de su fabricación tendrá lugar en Japón.

Mitsubishi ASX

Mitsubishi ASX

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com