Marca Motor

Marca

BUSCADOR

Jueves, 4 de febrero de 2010 - 11:19h.

AHORA CON MOTOR TURBODIÉSEL DE 200 CV

Mitsubishi Montero, más potente y mejor acabado

El todoterreno japonés presenta nueva motorización inédita en el mercado español y renueva estética, acabados y equipamientos.

ALEJANDRO MARTÍN

Mitsubishi lanza una nueva entrega de su todoterreno Montero, que como principal novedad presenta un motor turbodiésel de 200 CV hasta ahora inédito en el mercado español. Se trata de un 3.2 que le aporta un plus de potencia para hacerlo más atractivo sobre el asfalto y capaz fuera de él. Como es habitual, la marca japonesa aprovecha el estreno para retocar estéticamente la carrocería, renovar interiores, equipamientos y los acabados de la gama. El sobreprecio con respecto a los modelos que se venían vendiendo desde 2007 (cuando el Montero recibió su último restyling) es de unos 1.200 euros, a igualdad de acabados. A cambio, se ofrece un coche más estable en carretera, igual de eficaz fuera de ella, con mayor potencia y menores cifras de consumo y emisiones.

Lo más interesante en nuestra toma de contacto por la sierra madrileña y segoviana ha sido el bloque que mueve estas renovadas versiones de 3 y 5 puertas. Hasta ahora, el Montero se movía gracias a un 3.2 que ofrecía 160 ó 170 CV. Ahora, no sólo se alcanzan los 200 CV, sino que se gana en eficiencia. La tecnología del motor se ha renovado por completo y se han empleado nuevas piezas, añadiéndose un turbocompresor de geometría variable mucho más grande y un alternador que permite la regeneración de la energía en las frenadas. Los ingenieros han ajustado la relación de las marchas, que ahora son más largas, y el ralentí, colocado en la línea de las 600 rpm. Gracias a estas mejoras técnicas, ha sido posible conseguir un 25% más de potencia y par motor, mientras que los consumos y las emisiones se reducen un 20%.

Así, el nuevo turbodiésel de 200 CV tiene toda la fuerza que se echaba de menos en anteriores versiones del Montero, sobre todo a la hora de circular por autovías a un buen ritmo. Al volante, y ya desde los primeros kilómetros, lo hemos notado más rutero. Sus ruidos aerodinámicos se han reducido notablemente, lo que redunda en un buen confort de marcha. Otra sensación positiva es que ahora percibimos es que el coche pisa mejor sobre el asfalto, con más aplomo, gracias a la apuesta que mantiene este modelo por las suspensiones independientes y el chasis monocasco.

Estéticamente es posible encontrar algunas diferencias entre este modelo y el anterior. Los paragolpes se han rediseñado y ahora están pintados en el mismo color de la carrocería. También se estrenan unas preciosas llantas de aleación. En el habitáculo se apenas apreciamos diferencias, pero nos ha parecido acertada la nueva iluminación con LEDs. La marca nipona también ha aprovechado para renovar su gama, cuyos acabados cambian de nombre. Los niveles se denominan a partir de ahora Spirit y Motion, estando disponible éste último con cambio manual o automático de cinco velocidades. Desde la versión de acceso (Spirit) ya contamos con seis airbags, control de tracción y estabilidad, ABS con EBD, radio con CD y MP3, ordenador de viaje, asistente de descensos, climatizador… La pena es que algunos elementos que sí existían en los acabados altos ahora sólo están disponibles como extras. Esto sucede con el navegador con pantalla a color o el DVD para los asientos traseros. En el plano positivo, tal y como sucedía en el pasado, la versión de cinco puertas alberga hasta siete plazas gracias a una última banqueta camuflada con capacidad para dos ocupantes.

En nuestra primera toma de contacto tuvimos a nuestra disposición la versión con carrocería cinco puertas, que a pesar de su elevado peso y sus dimensiones, nos ha parecido que su comportamiento sobre el asfalto es notablemente mejor que el modelo al que sustituye. Fuera del asfalto, como de costumbre, encuentra su hábitat natural y sigue siendo uno de los mejores todoterreno del mercado. Atravesar pistas a gran velocidad, ‘tragar’ baches y salir de situaciones complicadas gracias a su sistema de tracción es un juego de niños con el nuevo Montero. Y aunque le sometimos a un buen número de pruebas, en ningún momento dio la sensación de ir al límite. Se maneja con bastante soltura en todo tipo de situaciones.

Su sistema de transmisión es el ya conocido ‘SuperSelect’, con cuatro modos de conducción (propulsión trasera, total, con bloqueo de diferencia o con bloqueo y reductora). La transición entre tracción trasera y total se puede además realizar en marcha, siempre y cuando rodemos a una velocidad inferior a los 100 km/h. Y si lo que queremos es engranar la tracción total con diferencial bloqueado tampoco es necesario parar el vehículo, con llevar el volante recto en el momento del cambio es suficiente. Lo importante es seleccionar en cada momento el tipo de transmisión más adecuada: trasera para conducción por carreteras y autovías en buen estado, total para asfaltos más exigentes, con diferencial bloqueado para incursiones todoterreno, y con reductora para momentos de máxima dificultad en el campo.

Es decir, que por un sobreprecio aproximado de 1.200 euros (a igualdad de equipamiento), Mitsubishi pone en el mercado un Montero más actual que el que venía comercializando desde hace algo menos de tres años, y mucho más acorde a las exigencias de sus clientes. Durante el mes de febrero, además, a la lista de precios oficiales hay que aplicarle un descuento de 3.000 euros, un motivo más para hacerse con uno de los nuevos Montero.

GAMA MITSUBISHI MONTERO

3.2 Di-D 3 puertas Spirit 35.700 euros
3.2 Di-D 5 puertas Spirit 38.300 euros
3.2 Di-D 3 puertas Motion 41.200 euros
3.2 Di-D 5 puertas Motion 44.600 euros
3.2 Di-D 3 puertas Motion Automático 43.100 euros
3.2 Di-D 5 puertas Motion Automático 46.500 euros

Mitsubishi Montero

Mitsubishi Montero

TODAS LAS MARCAS

Noticias RSS | Aviso legal | Contacto

Un web de MARCA.com